Colarse en casa ajena: las casas museo más atractivas de Holanda

Cuesta no caer en la tentación de mirar por la ventana cuando se pasa por delante de una casa típica holandesa, con sus cortinas corridas y el salón o la cocina a pie de calle. Sobre todo al caer la tarde, cuando una lámpara ilumina la estancia y fuera oscurece, cuando la vida discurre de puertas para adentro mientras la calle se vacía. Saciar esta curiosidad es posible gracias al gran número de casas museo repartidas por todo el país que abren sus puertas varios días por semana. En ellas se muestran desde las tendencias de diseño más vanguardista del siglo XX hasta los estudios y bibliotecas en las que célebres neerlandeses hicieron historia, sin olvidar otras que sirvieron de refugio para ciudadanos perseguidos. Recorremos una decena de ellas, abiertas al público por ahora, y con las que el visitante podrá adentrarse en una vida ajena, parada en el tiempo, ya no solo con la vista sino con los cinco sentidos.

¿Quieres seguir leyendo?
Regístrate
Dos meses de prueba gratis
¿Ya eres socio?
Inicia sesión
Gaceta Holandesa existe gracias a sus suscriptores. Apoya el periodismo independiente e infórmate a fondo sobre Holanda.
¿Quieres conocernos? Pincha aquí

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *