Charlotte Landsheer, ceramista y directora de Cor Unum

"La fragilidad de la arcilla empuja al ceramista a tomárselo con calma y a concentrarse en el proceso"

Las manos de Charlotte Landsheer llevan 56 años tocando y moldeando arcilla. Lo que para muchos se quedó en una bonita afición de infancia, para ella es una tradición familiar que lleva nombre: Cor Unum. El taller que durante décadas dirigió su padre, también ceramista, en Den Bosch, sigue siendo, casi 65 años después, un lugar de encuentro entre diseñadores de renombre y un grupo entregado de modeladores, esmaltadores y otros profesionales con algún tipo de limitación física o psicológica. Esta combinación de labor social y trabajo artesanal es el secreto del éxito de Cor Unum, cuyos diseños emanan pureza, humor, ganas de vivir y un gran saber hacer. Esta es la historia de cómo el arte se encontró con la arcilla, y justo a su lado, una mujer infatigable les supo dar forma y crear algo grande.

¿Quieres seguir leyendo?
Regístrate
Dos meses de prueba gratis
¿Ya eres socio?
Inicia sesión
Gaceta Holandesa existe gracias a sus suscriptores. Apoya el periodismo independiente e infórmate a fondo sobre Holanda.
¿Quieres conocernos? Pincha aquí

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *