HOLANDA INTERIOR

Cómo vivir fuera puede hacernos más flexibles y creativos

Si hay un aprendizaje que se puede destacar de la experiencia y el proceso de la migración, es aquel que se desprende del hecho de vivir en una cultura a priori desconocida y que se traduce en los aspectos prácticos de la vida cotidiana: un idioma, unos horarios, unas normas sociales, un paisaje, unos medios de transporte. Nuestro cerebro absorbe esta nueva información y la asimila. Como consecuencia nuestro cerebro cambia. Estar abiertos a la experiencia nos hace buscar ciertas situaciones y vivencias fuera de lo que para nosotros es territorio conocido. Pero ¿necesitamos estar abiertos y predispuestos a pasar por esa experiencia para poder aprovecharla plenamente? ¿En qué consiste este rasgo de personalidad y qué papel puede tener en nuestra vida como personas migrantes?

¿Quieres seguir leyendo?
Regístrate
Dos meses de prueba gratis
¿Ya eres socio?
Inicia sesión
Gaceta Holandesa existe gracias a sus suscriptores. Apoya el periodismo independiente e infórmate a fondo sobre Holanda.
¿Quieres conocernos? Pincha aquí

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *