HOLANDA INTERIOR

maleta1

Aprender a soñar y a desilusionarse: cuando la realidad nos arrolla

Las personas inmigrantes tenemos la capacidad de poder imaginar no sólo futuros sino presentes mejores, distintos, abiertos. Creemos fielmente que la realidad es y puede ser muy distinta cuando cambias de ambiente, de cultura, de lo conocido. Muchas veces esa esperanza nos mantiene a flote. Pero es esa misma esperanza la que, a veces, nos hace encontrarnos con que nuestras ideas no tenían nada que

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *