Holanda sobre Plano

Jaque al coche particular en las ciudades holandesas

El espacio que ocupa la movilidad en nuestras ciudades y la preferencia de la mayoría de los ciudadanos por el uso del coche privado para trasladarse es uno de los grandes desafíos a los que se enfrentan nuestras ciudades actuales y su proyección al futuro. El coche particular fue durante todo el siglo XX el ordenador de la ciudad y la sociedad moderna y hoy pareciera que se ha transformado repentinamente en una enfermedad de la que debemos desprendernos lo antes posible. Los síntomas son evidentes, invaden el espacio público, saturan las vías de circulación y ensucian el aire que respiramos. Pero a pesar de los cientos de artículos publicados en su contra, año tras año circulan cada vez más unidades. ¿Cómo reducir el uso del coche privado en una sociedad basada en el individualismo y en el consumo y en ciudades tan grandes y dispersas? El desafío se presenta como una gran contradicción en sí mismo. Valdría preguntarse, ante tanta insistencia, si los objetivos son realmente de corte ambiental o si hay además otros intereses detrás de ir contra lo que alguna vez fuera uno de los principales símbolos de libertad individual y organizador de la vida en las ciudades modernas.

¿Quieres seguir leyendo?
Regístrate
Dos meses de prueba gratis
¿Ya eres socio?
Inicia sesión
Gaceta Holandesa existe gracias a sus suscriptores. Apoya el periodismo independiente e infórmate a fondo sobre Holanda.
¿Quieres conocernos? Pincha aquí

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *