Ámsterdam, la ciudad de los turistas

Cada noche, por cada habitante de la capital holandesa que se mete en su cama a dormir, ocho turistas lo han hecho a lo largo del año en uno de los cientos de hoteles que proliferan en el centro. La mayoría tienen entre 20 y 40 años y suelen arrastrar una maleta de las que pueden llevar como equipaje de mano en el avión. Son los turistas de fin de semana, que junto a los grupos de viajes organizados abarrotan la ciudad cada día, poniendo en pie de guerra a los habitantes del centro. Mientras organismos como Ámsterdam Marketing presumen del 8.4 que los visitantes le otorgan a su ciudad y el Gobierno publica datos sobre la importancia creciente del turismo en el país, vecinos y empresarios se llevan las manos a la cabeza y critican la laxitud de los políticos ante un problema que, afirman, está convirtiendo la capital de los canales en el Nápoles o el Salou del Norte.

​Las cifras hablan por sí solas. En tan sólo dos años han abierto sus puertas en Ámsterdam 46 hoteles, sumando 677 en total sin incluir los alojamientos de Airbnb. Además, ya se han concedido permisos para otro centenar más. Desde que la ciudad se propusiera estimular el turismo para capear la crisis, el panorama ha cambiado tanto que los vecinos se han agrupado para protestar por el turismo en masa que domina las calles. “Me mudé aquí en 1995 y

¿Quieres seguir leyendo?
Suscríbete
gratis el primer mes
¿Ya eres socio?
Inicia sesión
Gaceta Holandesa existe gracias a sus suscriptores. Apoya el periodismo independiente e infórmate a fondo sobre Holanda.
¿Quieres conocernos? Pincha aquí

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *