Entrevista al escultor cinético Theo Jansen, creador de las llamadas “strandbeesten”

"Crear estas criaturas me hace valorar cada día el milagro de mi propia existencia"

Theo Jansen se denomina a sí mismo “escultor cinético”. Desde hace más de veinticinco años desarrolla esculturas a base de tubos de plástico que se desplazan por la arena de la playa movidas por el viento. Sus últimas criaturas cuentan con unas botellas de plástico donde se almacena el aire que van soltando a medida que avanzan, además de un sensor que les hace retroceder cuando tocan el agua del mar. Es lo que Theo llama el estómago y el cerebro de la bestia, gracias a los cuales ésta es más independiente y puede sobrevivir más tiempo en la playa. A medio camino entre el arte y la ingeniería, las criaturas de Jansen pueden considerarse una nueva forma de vida, autómatas que sobre el horizonte de una playa desierta nos hacen plantearnos el origen de nuestra propia existencia y proponen otra mirada a la evolución de la vida artificial. Scheveningen, la playa que le vio crecer, es hoy su centro de operaciones y en Delft, una falsa colina esconde la caseta prefabricada que le sirve de taller y de almacén, donde guarda kilómetros de tubo amarillo. Al abrigo del viento y la lluvia, Theo Jansen recibe aquí a Gaceta Holandesa una fría mañana de primavera. Junto a su hija y rodeado de su otra familia artificial, Jansen confiesa sentirse elegido, apasionado y loco por esta misión vital que, asegura, lo acompañará hasta su muerte.

¿Quieres seguir leyendo?
Suscríbete
gratis el primer mes
¿Ya eres socio?
Inicia sesión
Gaceta Holandesa existe gracias a sus suscriptores. Apoya el periodismo independiente e infórmate a fondo sobre Holanda.
¿Quieres conocernos? Pincha aquí

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *