Comerse Holanda

Tarta de queso con Gouda curado

Pocos postres pueden competir en popularidad y versatilidad con la tarta de queso. Y es que este postre que parece ser que nació en la Antigua Grecia y alcanzó la gloria en la ciudad de Nueva York con la genuina NY Cheesecake, se puede preparar con cualquier queso como ingrediente, optar por la combinación de varios, y escoger entre texturas cuajadas o más cremosas.

Existen tantas recetas de tartas de queso como cocineros y comensales. Las hay que se preparan al horno y se sirven calentitas. Otras por el contrario, optan por el frío en su preparación. Un clásico en la cocina de postres al que es difícil resistirse y que hoy en Comerse Holanda, transformamos en una tarta jugosa y delicada con ADN claramente holandés.

El resultado: una receta de tarta de queso cremosa, suave y con el punto justo de dulzor, que además es muy fácil de preparar.

Instrucciones

Ingredientes

Para 8 personas

Para la masa:

300 gr. de queso crema
200 gr. de queso Ricotta
80 gr. de queso Gouda curado
150 gr. de nata 35% materia grasa
4 huevos
100 gr. de azúcar moreno

Para la base:

25 gr. de harina
50 gr. de avena
100 gr. de mantequilla

Mantequilla o aceite para engrasar el recipiente para horno

Notas:

El resultado de nuestra receta es una tarta jugosa pero compacta que no pierde sabor y es más fácil de servir y comer. Si prefieres una textura más cremosa, en lugar de añadir a la masa 25 gramos de harina utiliza 10 gramos solamente.

Recomendamos hornear la tarta en moldes pequeños para que sea más fácil emplatar y servir. Los ingredientes de esta receta dan para más o menos dos moldes de 20 centímetros de diámetro.

Si escoges la opción más cremosa, déjala reposar entre 1 y 3 horas en un lugar fresco o en nevera.

Elaboración

  1. En un bol grande mezcla todos los quesos, la nata y los huevos, y bate bien.
  1. Añade el azúcar e intégralo bien en la mezcla.
  1. Haz lo mismo con la harina, hasta conseguir una masa semilíquida sin grumos.
  1. Prepara la base estilo crumble: trocea la mantequilla a temperatura ambiente, añade la avena y la harina, y trabaja la masa con las manos hasta conseguir el efecto deseado.
  1. Cubre la base del molde pequeño para horno con el crumble, con la ayuda de tus dedos. Y vierte la masa hasta el borde del recipiente.
  1. Hornea durante 30 minutos a 190 º. Los últimos 5 minutos cambia a la posición grill para gratinar la superficie.
  1. Deja reposar. Emplata y saborea.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *