El arte del coleccionismo: cinco grandes museos con alma

Nacieron de un acto de locura personal, del deseo irrefrenable de atesorar obras u objetos para alimentar una pasión desmedida por una disciplina artística o por una afición en ocasiones extravagante. Nos adentramos en cinco museos holandeses creados a partir de célebres colecciones privadas, reconocidos a nivel internacional, de mecenas que dedicaron su tiempo y destinaron su fortuna a dejar un legado atemporal, para el disfrute de todos los demás.

Museo Kröller Müller – Otterlo

Sala de esculturas © Walter Herfst para el Museo Kröller-Müller

Inmerso en el paraje natural del parque nacional Hoge Veluwe, este museo de arte moderno y contemporáneo alberga más de 11.000 obras entre ellas cientos de lienzos y dibujos de Vincent Van Gogh, lo que la convierten en la colección privada del pintor holandés más importante del mundo. Durante las primeras décadas del siglo XX, Helene Kröller-Müller atesoró obras de los pintores más célebres de la época, desde Picasso y Juan Gris hasta Piet Mondrian, una afición que financiaba gracias a la compañía de comercio internacional de su marido Anton Kröller-Müller. El sueño de construir un museo para la colección se hizo realidad en 1938, un año antes del fallecimiento de

¿Quieres seguir leyendo?
Suscríbete
gratis el primer mes
¿Ya eres socio?
Inicia sesión
Gaceta Holandesa existe gracias a sus suscriptores. Apoya el periodismo independiente e infórmate a fondo sobre Holanda.
¿Quieres conocernos? Pincha aquí

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *