Terschelling: naturaleza, arte y música en estado puro

Cynthia llega al puerto de la ciudad de Harlingen, acompañada de su novio Paul y su perro Tom, para tomar el ferry que les llevará hasta Oerol Festival. La emoción es máxima. Por delante les aguarda todo un fin de semana para disfrutar de un plan tan variado como sorprendente: obras de teatro en la playa, conciertos al anochecer o paseos en bicicleta por paisajes milenarios. Un sinfín de actividades artísticas integradas en la naturaleza inabarcable de Terschelling, una de las islas frisias del norte de Holanda. El plan ideal para relajarse y disfrutar en familia o con los amigos.

Oerol recuerda por su estética de grandes espacios abiertos, al famoso festival norteamericano Burning Man, y por su atmósfera bohemia y libre, al mítico Woodstock del 68, en el estado de Nueva York, y aunque no llega a ser ni uno ni otro, su fuerte identidad quizás marcada por el privilegiado paisaje de Terschelling, le otorga una categoría especial y diferente de cualquier otro festival de estas características. Y es que el paisaje de la isla bien podría ser el escenario de una canción de la cantante islandesa Björk, donde los silencios elocuentes y las playas interminables son los protagonistas de la magia de Terschelling. En Holanda, un pequeño gran país con una amplia oferta de viajes

¿Quieres seguir leyendo?
Suscríbete
gratis el primer mes
¿Ya eres socio?
Inicia sesión
Gaceta Holandesa existe gracias a sus suscriptores. Apoya el periodismo independiente e infórmate a fondo sobre Holanda.
¿Quieres conocernos? Pincha aquí

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *