Jardines oníricos por los que perderse

Se podría decir que por cada persona que vive en Holanda crece una planta y por cada casa, un pedazo de jardín o un huerto. Desde la industria floricultora más pujante del mundo hasta los tradicionales mercados de flores de cada ciudad, la pasión por la jardinería inunda cada espacio en la vida de los holandeses. Y por eso no es de extrañar que aquí también se encuentren jardines de todos los estilos, únicos, abiertos al público y de los que quitan el hipo. En esta propuesta, Gaceta Holandesa propone una decena de jardines holandeses centenarios, que han marcado un hito en esta historia que ya forma parte del ADN holandés y donde paisajistas de renombre internacional han dejado su impronta en su búsqueda incesante de la belleza más etérea.

El jardín de Piet Oudolf
Nacido en Holanda hace 73 años, el que está considerado como el diseñador de jardines más internacional del país lleva décadas demostrando que la naturaleza, con sus ciclos vitales y sus formas caprichosas, puede ser representada tal y como es. Porque el marrón también es un color y las plantas

¿Quieres seguir leyendo?
Suscríbete
gratis el primer mes
¿Ya eres socio?
Inicia sesión
Gaceta Holandesa existe gracias a sus suscriptores. Apoya el periodismo independiente e infórmate a fondo sobre Holanda.
¿Quieres conocernos? Pincha aquí

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *