De Mata Hari a la neutralidad de género de HEMA

Un siglo separa la muerte de Mata Hari, la que fuera considerada en su día una de las mujeres más atractivas de Europa, de la decisión de HEMA de convertir su sección infantil en unisex. Una medida que parcialmente responde a la petición, a través de Facebook, de una niña holandesa –harta de llevar prendas de color rosa con corazoncitos– y que debería contribuir a la eliminación de prejuicios y estereotipos sexuales. Prejuicios que en el caso de Mata Hari podrían haber sido determinantes para su detención y posterior ejecución.

Mata Hari, cuyo verdadero nombre era Margaretha Zelle, nació en Leeuwarden, una ciudad del norte de los Países Bajos, muy alejada de las brillantes luces de París o del exotismo de las danzas javanesas que inspiraron las actuaciones que la hicieron famosa. El recorrido de una chica de provincias hasta convertirse en mito erótico del siglo XX  tiene mucho que ver con el azar y la mala fortuna, y es precisamente este ángulo personal el elegido por el Fries Museum para la exposición que le dedica y que forma parte de la agenda ofrecida por su ciudad natal, que este año ostenta la capitalidad europea de la cultura.

La combinación de erotismo y espionaje internacional hicieron de Mata Hari un personaje fascinante que sigue

¿Quieres seguir leyendo?
Suscríbete
gratis el primer mes
¿Ya eres socio?
Inicia sesión
Gaceta Holandesa existe gracias a sus suscriptores. Apoya el periodismo independiente e infórmate a fondo sobre Holanda.
¿Quieres conocernos? Pincha aquí

Patricia Narváez es asesora jurídica, escritora y colaboradora de Gaceta Holandesa

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *