Holanda, ¿un nuevo paraíso fiscal?

El imperio Ikea, construido por el sueco Igvar Kamprad, ya no tiene ningún vínculo formal financiero con Suecia. Su sede está en los Países Bajos: Inter Ikea en Delft y Grupo Ikea (INGKA) en Leiden, y ambas pagan sus obligaciones fiscales al sistema holandés porque disfrutan de unos acuerdos negociados y un trato atractivo que les llevó a establecerse en este país hace décadas. Su propiedad intelectual está ligada a una serie de compañías basadas en las Antillas Neerlandesas​ y Liechtenstein. El gigante de artículos deportivos Nike también tiene una estructura fiscal tan compleja que es casi imposible seguirle el rastro. El sistema holandés le ayudó para recortar su factura de impuestos al obtener un trato fiscal especial sobre miles de millones de euros. Esta lista se amplía a unas 80 de las 100 multinacionales más grandes del mundo, tipo Apple, Yahoo, Google o Dell.

Muchas otras son supuestas empresas, del estilo de Havorad BV, que pertenece a la familia política del comisario europeo Miguel Arias Cañete. Estas se establecen en Holanda como compañía buzón o sociedades pantalla para declarar este país solamente como sede fiscal, aunque ellos residan en otros Estados y su compañía no tenga ninguna actividad real.

¿Quieres seguir leyendo?
Suscríbete
gratis el primer mes
¿Ya eres socio?
Inicia sesión
Gaceta Holandesa existe gracias a sus suscriptores. Apoya el periodismo independiente e infórmate a fondo sobre Holanda.
¿Quieres conocernos? Pincha aquí

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *