Un otoño urbano en Utrecht

Quién dijo que para disfrutar los paisajes otoñales hay que salir de la ciudad? Esta semana proponemos una forma diferente de saborear el otoño: una escapada urbana a Utrecht para descubrir los encantadores rincones naturales de su casco urbano. Parques y canales por los que perderse o detenerse a recobrar fuerzas con una bebida caliente. Todo un deleite para los sentidos ideal para parejas, familias o amigos con ganas de disfrutar del otoño más frío de una manera diferente.​

Muelles medievales bajo árboles centenarios

Si hay algo que caracteriza el centro de Utrecht son sus canales a dos niveles: uno, a la altura de la calle y otro, a la orilla misma del agua. El Oudegracht y el Nieuwegracht ostentan el innegable honor de ser los únicos del mundo que acumulan más de cinco kilómetros y medio de muelles medievales (werven) jalonados por árboles y con acceso a 732 sótanos o bodegas construidos entre los siglos XII y XV (conocidos como kelders). Durante la primavera y el verano, sus orillas quedan cubiertas por las terrazas de los bares y restaurantes que ocupan hoy sus característicos sótanos. Pero, con la llegada del otoño, las mesas y sillas desaparecen y dan paso a las hojas de los castaños y los

¿Quieres seguir leyendo?
Suscríbete
gratis el primer mes
¿Ya eres socio?
Inicia sesión
Gaceta Holandesa existe gracias a sus suscriptores. Apoya el periodismo independiente e infórmate a fondo sobre Holanda.
¿Quieres conocernos? Pincha aquí

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *