Comer por ahí Comerse Holanda

O’pazzo: pasta, pizzas y un pulpo en Róterdam

Estaba yo de visita por trabajo en Rotterdam, varios meses antes de saber que me mudaría a vivir a esta ciudad, cuando visité por primera vez O’pazzo. Por aquellos años, Rotterdam era aún una ciudad a punto de despertar al mundo. O al menos así lo siento ahora, más de 4 años después. No existía el Markthal, la estación central se encontraba en una renovación eterna y ni mucho menos prestigiosas revistas de viajes recomendaban la ciudad como uno de los destinos turísticos del año.

En aquel momento, Rotterdam seguía siendo para mí una ciudad oscura, algo hostil y donde la comida dejaba mucho que desear. Quién me iba a decir que aquella cena marcaría un punto de inflexión en mi vida.

O’pazzo, un restaurante, digno de cualquier callejón del centro de Nápoles, sorprende por la calidad de sus pizzas y la singularidad de su decoración. Entrar en el local se convierte en toda una experiencia, hay elementos decorativos por todos lados, lámparas de cristal, estatuas, un árbol hecho con monedas y un pulpo que hace pizzas. Situado en el centro de Rotterdam, en la esquina de Mariniersweg con Hoogstraat, este singular restaurante hace honor a su nombre ya que, O’pazzo, significa loco.

¿Quieres seguir leyendo?
Suscríbete
gratis el primer mes
¿Ya eres socio?
Inicia sesión
Gaceta Holandesa existe gracias a sus suscriptores. Apoya el periodismo independiente e infórmate a fondo sobre Holanda.
¿Quieres conocernos? Pincha aquí
Etiquetas

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *