Museos que dejan con la boca abierta a cualquier niño

En Holanda, hablar de museos para los más pequeños es hablar de todos ellos. Desde las pinacotecas más ilustres como la Mauritshuis o el Rijksmuseum hasta los centros de peregrinación de millones de turistas como la casa de Anne Frank, la mayoría de los museos holandeses dedican un espacio para los niños. Pero además existe una larga lista de museos exclusivamente infantiles que abarcan todas las disciplinas. Gaceta Holandesa ha seleccionado aquellos que ofrecen una experiencia cultural única y cuyo nombre no suele aparecer en las guías: citas alternativas en las que pasar un día en familia evitando largas colas y con la diversión asegurada.​

Para jóvenes lectores

Desde que reabrió sus puertas en 2009 tras una profunda renovación, el Kinderboekenmuseum o Museo del Libro de La Haya pretende sumergir a los niños en el mundo de la literatura a través de los sentidos. Juegos visuales, escondites y pruebas de destreza les ayudarán a conocer la historia del libro de una manera didáctica y divertida. El museo rinde homenaje a los personajes más conocidos de la literatura infantil holandesa como Kikker, Nintje o Jip en Janneke recreando su mundo en distintas salas que los niños pueden explorar libremente.

¿Quieres seguir leyendo?
Suscríbete
gratis el primer mes
¿Ya eres socio?
Inicia sesión
Gaceta Holandesa existe gracias a sus suscriptores. Apoya el periodismo independiente e infórmate a fondo sobre Holanda.
¿Quieres conocernos? Pincha aquí

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *