Minke van Wingerden, co-fundadora de la primera granja flotante del mundo

“Si el 70 por ciento de la Tierra es agua, ¿por qué no aprovechar su superficie para producir alimento?”

Minke van Wingerden creció en Friesland, una región del norte del país principalmente agrícola. Desde pequeña, conoció cómo era una granja de vacas, la leche que producían y la importancia que tenían para Holanda. Hoy, décadas después, es la co-fundadora de la primera granja flotante del mundo, Floating Farm, situada en el entorno menos rural imaginable, en pleno puerto de Róterdam. Este proyecto puramente altruista es su aportación a la economía circular del futuro, en la que se pueda seguir produciendo alimento para un mayor número de personas en menos espacio. Lo que ella y sus socios llaman “urban transfarming” tiene como protagonistas a decenas de vacas holandesas, que se alimentan de deshechos alimenticios de la ciudad y viven sobre el agua en una granja autosuficiente desde el punto de vista energético.

¿Quieres seguir leyendo?
Regístrate
Dos meses de prueba gratis
¿Ya eres socio?
Inicia sesión
Gaceta Holandesa existe gracias a sus suscriptores. Apoya el periodismo independiente e infórmate a fondo sobre Holanda.
¿Quieres conocernos? Pincha aquí

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *