Entrevista a Marije Vogelzang, diseñadora del arte de comer

“Porque nos sobra, se ha perdido el respeto hacia la comida, ya no le damos el valor que merece”

El trabajo de Marije Vogelzang es difícil de definir. A medio camino entre el mundo de la gastronomía y del diseño, sus proyectos sobre la relación humana con la comida se encuentran en tierra de nadie, algo que la ha hecho mundialmente conocida. Mientras monta una mesa con un mantel que cubre los platos en una feria de diseño, expone un proyecto en Budapest en el que mujeres gitanas dan de comer con sus manos a perfectos extraños que no las ven. Todas sus instalaciones y colaboraciones con empresas persiguen la misma idea de devolver a la comida el protagonismo que merece: celebrarla en torno a una larga mesa; comerla despacio, jugar con ella, experimentar. Paradójicamente, lo hace desde Holanda, un país sin tradición gastronómica.

​Usted centra gran parte de su trabajo en el aspecto social en torno a la comida. ¿Es precisamente porque en Holanda este rasgo no forma parte de su cultura tanto como en otras sociedades?
Aunque es algo importante de mi trabajo, no me dedico solo al acto social de comer sino que también miro la comida desde un punto de vista sociológico, político… Diseño y comida son dos mundos que se están empezando a encontrar en Holanda y creo que es por lo que mencionas, porque este país no tiene los rituales en torno al comer

¿Quieres seguir leyendo?
Suscríbete
gratis el primer mes
¿Ya eres socio?
Inicia sesión
Gaceta Holandesa existe gracias a sus suscriptores. Apoya el periodismo independiente e infórmate a fondo sobre Holanda.
¿Quieres conocernos? Pincha aquí

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *