Maastricht, el encanto meridional de Holanda

Como una isla holandesa entre los territorios de Bélgica y Alemania, la historia, geografía y particular ubicación de Maastricht le han otorgado una idiosincrasia especial. Aquí, el buen comer no es un lujo, sino un hábito, y sus paisajes de colinas y viñedos son inimaginables en otras zonas de los Países Bajos. Maastricht es, sin duda, un destino imperdible para quienes buscan disfrutar de una Holanda diferente sin salir del país.

El río Mosa, origen de la ciudad

No se puede comprender Maastricht sin asomarse a su gran río, el Mosa (Maas en holandés), y el mejor lugar para hacerlo es el puente de San Servacio. Aquí, en el siglo I, los romanos construyeron un viaducto alrededor del cual creció Trajectum ad Mosam, “el lugar donde el río Mosa podía ser cruzado”, germen del Maastricht actual. Aunque la construcción de hoy data del siglo XIII, el encantador puente de San Servacio sigue ostentando el honor de ser el más antiguo de los Países Bajos.

Observar esta maravilla medieval desde una de las numerosas terrazas que jalonan la ribera este del Mosa en Cöversplein es un auténtico placer, especialmente cuando el sol de tarde cae sobre esa orilla del río. Otra forma de

Etiquetas
¿Quieres seguir leyendo?
Regístrate
Dos meses de prueba gratis
¿Ya eres socio?
Inicia sesión
Gaceta Holandesa existe gracias a sus suscriptores. Apoya el periodismo independiente e infórmate a fondo sobre Holanda.
¿Quieres conocernos? Pincha aquí

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *