Comerse Holanda Gastrotips

Los misterios de la gastronomía holandesa

Reconozcámoslo. Holanda será reconocida por los tulipanes, las bicis y los canales, pero no por su comida. De hecho, su reputación gastronómica la deja a la cola de los olimpos culinarios dominados por otras culturas como lo francesa, italiana o española. Y es que, quien no haya gritado un “WTF! (Where is the Food!)” en una comida holandesa, no ha tenido que enfrentarse a esas bandejas de sándwiches de queso. En mi caso, viniendo de una cultura como la española donde la gastronomía forma parte fundamental de nuestra identidad, tener que enfrentarme a un sándwich de queso para comer, sin su aceite o su tomate, así a palo seco, te hace plantearte los motivos por los que te viniste a vivir aquí.

Hay que admitir que la cocina tradicional holandesa es aburrida, sosa, poco variada y simple. No hay nada de malo en ello si su finalidad es meramente funcional, es decir, la de nutrir y proveer de energía al cuerpo para que sobreviva. Y esa es la visión que tienen muchos locales. Pero para los que venimos del sur, eso no es suficiente. Es cierto que los vegetales tienen protagonismo, junto con tubérculos, legumbres, lácteos y carnes, pero pese a la variedad de alimentos, la imaginación brilla por su ausencia. Lo que es curioso es que ellos mismos te lo reconocen,

¿Quieres seguir leyendo?
Regístrate
Dos meses de prueba gratis
¿Ya eres socio?
Inicia sesión
Gaceta Holandesa existe gracias a sus suscriptores. Apoya el periodismo independiente e infórmate a fondo sobre Holanda.
¿Quieres conocernos? Pincha aquí
Etiquetas

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *