La línea defensiva: los fuertes ocultos de Ámsterdam

Que Ámsterdam sea capital sin castillo no significa que no haya estado bien defendida. La ciudad está rodeada por cuarenta y cinco fuertes que la han salvaguardado durante más de un siglo. Declarados Patrimonio de la Humanidad, conforman la llamada “Línea Defensiva de Ámsterdam”, un cinturón militar de 135 kilómetros de largo, con capacidad para albergar a trescientos hombres en cada fuerte y situados a más de quince kilómetros de la plaza Dam, con el fin de servir de esclusas para inundar de agua el perímetro de la capital en caso de amenaza. Su gran eficacia ha podido ser el motivo por el que nunca se hayan puesto en funcionamiento,  ya que amedrentaban al enemigo antes de que éste llagara a acercarse, como dicen que ocurrió con los alemanes durante la Primera Guerra Mundial. Hoy la gran mayoría de estos fuertes se conservan gracias a asociaciones e iniciativas particulares y pueden visitarse durante el verano. Otros, como ocurre con muchos monumentos en Holanda, se han reinventado cobrando vida de nuevo: un museo de arte contemporáneo, una bodega que ofrece catas de vino e incluso un hotel de diseño con spa son las propuestas más originales.

Fort Abcoude – Es el fuerte más antiguo, construido en 1897. Por primera vez se utilizó cemento para su edificación

¿Quieres seguir leyendo?
Suscríbete
gratis el primer mes
¿Ya eres socio?
Inicia sesión
Gaceta Holandesa existe gracias a sus suscriptores. Apoya el periodismo independiente e infórmate a fondo sobre Holanda.
¿Quieres conocernos? Pincha aquí

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *