Granjeros y supermercados holandeses montan el pollo

El 80 por ciento de los holandeses come carne cinco veces por semana. Pero en el país de las barbacoas, los grupos de presión para la protección de los animales acumulan logros que resultan impensables en otros países europeos. Desde principios de este año, tres supermercados líderes han dejado de vender la carne de pollo de crecimiento rápido, el llamado pollo “plof”, como resultado de la campaña de la ONG Wakker Dier. Mientras los consumidores se suman a esta tendencia, los granjeros deben adaptarse al nuevo estándar a marchas forzadas, ampliando sus explotaciones avícolas en un país donde el espacio disponible es el bien más preciado.  ​

En la sección de carne de pollo de un supermercado en Holanda, las pechugas se bautizan de tantas maneras que resulta imposible elegir sin pensar. Desde el más barato, hasta el ecológico, tres veces más caro, se suceden seis variedades diferentes según el tipo de vida que disfrutó el pollo antes de ser sacrificado. El primero de ellos es el plofkip o pollo “plof”, la variedad más vendida en el mundo y cuyo crecimiento rápido hace que engorde de 50 gramos a dos kilos en seis semanas. El siguiente lugar lo ocupan los pollos con estrella, cuyo certificado Beter Leven asegura que viven en espacios menos concentrados, pueden salir al exterior y son de una raza de crecimiento más

¿Quieres seguir leyendo?
Suscríbete
gratis el primer mes
¿Ya eres socio?
Inicia sesión
Gaceta Holandesa existe gracias a sus suscriptores. Apoya el periodismo independiente e infórmate a fondo sobre Holanda.
¿Quieres conocernos? Pincha aquí

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *