Expolio nazi en Holanda: el arte robado que nunca volvió

Se cifra en decenas de miles, alrededor de 20.000, los objetos y obras de arte que los nazis se llevaron de las casas de familias judías durante la Segunda Guerra Mundial. Confiscado en un banco de origen judío, este patrimonio perdido pasó a manos del Estado holandés a partir de 1945 y todavía hoy, la colección conserva más de la mitad de estos objetos, desde arte de primer nivel hasta mobiliario, porcelanas, tapices o libros. Con la puesta en marcha, el pasado año, de una web para facilitar a los descendientes la reclamación de estos bienes, el Gobierno holandés muestra buena voluntad, algo que contrasta con los testimonios de familias que se quejan del exceso de burocracia. Un documental sobre el tema y la primera exposición que les pone cara a las víctimas del expolio nazi han puesto de actualidad un drama enterrado durante décadas.

Si para muchos, los vagones de tren camino de los campos de concentración es la imagen que mejor describe el terror del Holocausto, para muchos holandeses lo es también los camiones de mudanza de Abraham Puls. Este empresario judío se dio a conocer durante la ocupación nazi por ser el encargado de vaciar las viviendas y transportar los enseres de las familias judías cuando éstas eran deportadas, un trabajo que tiñó de mal fario su

¿Quieres seguir leyendo?
Suscríbete
gratis el primer mes
¿Ya eres socio?
Inicia sesión
Gaceta Holandesa existe gracias a sus suscriptores. Apoya el periodismo independiente e infórmate a fondo sobre Holanda.
¿Quieres conocernos? Pincha aquí

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *