Herman Russchenberg, director del Instituto del Clima de la TU Delft

“Podríamos fabricar nubes para frenar el calentamiento global, pero ese debería ser el último recurso”

Si bien no hay holandés que no conozca las nubes, Herman Russchenberg es uno de los pocos que las estudia a conciencia. Desde hace 25 años analiza su comportamiento y el papel que éstas juegan en el calentamiento global. Como director del Instituto del Clima y catedrático de Teledetección Atmosférica en la universidad TU de Delft, Russchenberg investiga nuevas propuestas de geoingeniería que podrían ponerse en marcha en un futuro no muy lejano en caso de que no hagamos nuestros deberes y la Tierra se caliente dos grados más en este siglo. Desde transformar las nubes hasta disponer espejos en la estratosfera que reflejen los rayos del sol, estas soluciones teóricas tienen un denominador común: las nubes, las grandes desconocidas de nuestra climatología.

El comportamiento de las nubes ¿frenará los efectos del cambio climático o los reforzará?

Esa es la cuestión clave, porque la pregunta del millón es cómo responderá la Tierra al calentamiento global. ¿Será a través de una mayor evaporación? Hará más calor, por lo tanto puede haber mayor evaporación y más vapor de agua en la atmósfera. Este vapor de agua es, en sí mismo, un fuerte gas de

¿Quieres seguir leyendo?
Suscríbete
gratis el primer mes
¿Ya eres socio?
Inicia sesión
Gaceta Holandesa existe gracias a sus suscriptores. Apoya el periodismo independiente e infórmate a fondo sobre Holanda.
¿Quieres conocernos? Pincha aquí

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *