Gouda o el encanto de las pequeñas ciudades con historia

Puede que Gouda sea internacionalmente conocida por su queso, pero esta ciudad, de algo más de 70.000 habitantes, situada en el corazón verde de Holanda y a una distancia casi equidistante de Róterdam, Utrecht y La Haya, tiene mucho más que ofrecer al visitante que las famosas ruedas amarillas y su tradicional mercado. Por estas fechas, además, la ciudad le planta cara a la época más oscura del año con la cálida luz de miles de velas, que el próximo 14 de diciembre alumbrarán el casco histórico durante el evento Gouda bij Kaarslicht.

Un paseo por las calles del centro histórico, con su aroma a caramelo y canela, transportan al viajero a otra época en la que la ciudad se enriquecía por el paso de miles de barcazas cargadas de mercancías, a través de esclusas y canales medievales por los que hoy discurren pequeñas embarcaciones de recreo y el ocasional barco turístico en el verano.

Construida sobre una zona originariamente pantanosa, Gouda fue una de las ciudades más importantes de Holanda durante la Edad Media y parte del Siglo de Oro, y debe su nombre al río Gouwe que confluye con el Ijssel en este punto. Es precisamente esta estratégica ubicación a la que debe su prosperidad inicial como puerto que abría una

¿Quieres seguir leyendo?
Suscríbete
gratis el primer mes
¿Ya eres socio?
Inicia sesión
Gaceta Holandesa existe gracias a sus suscriptores. Apoya el periodismo independiente e infórmate a fondo sobre Holanda.
¿Quieres conocernos? Pincha aquí

Artículos relacionados

6 Comments

  1. Extraordinaria la descripción tan detalladamente escrita de esta bella ciudad holandesa, te dan ganas de regresar inmediatamente, pero por supuesto que allí estaremos el 14 de Diciembre, para el famoso alumbrado.
    Gracias Patricia, verdaderamente fenomenal.

  2. Un reportaje y una narración realmente magníficos Patricia, digna de compararse con las de grandes escritores españoles, pienso en “Viaje a la Alcarria” de Cela. Enhorabuena!!!

  3. Patricia, me recuerdas? Te conocí cuando estudiabas traductología y eras alumba de J. Bibián, Me equivoco? Sabía que llegarías lejos. Gente de buen corazón suele tener buena pluma. Te he reencontrado en Gaceta y me alegro. Perdimos el contacto por lo que se suele perder, no tenel un proyecto profesional común que facilite la frecuencia de trato. Decir nos veremos, es una frase hecha, como cuando se dice hasta luego, sabiendo que ese luego no es literal. No necesito ir a Gauda. Leer tu relato tiene tal poder evocador que viajes sin usar el transporte público. Que sigas escribiendo tan bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *