Entrevista a Mahmud Hassani, fundador, junto con su hermano, de Mine Kafon

“Usando drones se podrían destruir en diez años las cien millones de minas antipersona que hay en el mundo”

Los Hassani son dos hermanos, de origen afgano, que llegaron a Holanda hace casi dos décadas huyendo de la guerra. Hoy cuentan con una de las start-ups más alabadas del país, que gracias a dos campañas de crowdfunding han logrado recaudar más de medio millón de euros para diseñar aparatos que destruyen las minas antipersona de forma segura y en un tiempo récord. Su proyecto empezó en 2012 con la creación de una bola gigante, hecha con palos de bambú y detonadores, que se desplazaba por la fuerza del viento hasta que detonaba una mina. Su Mine Kafon, como le bautizaron, reproduce los juguetes que ellos mismos fabricaban a las afueras de Kabul, a escasos metros de los campos minados. Y en su estructura hay algo mágico: es la victoria de lo etéreo, lo bello y lo liviano sobre el horror del que es capaz el ser humano. Tal y como lo habría imaginado un niño de siete años.

¿Cómo empezó esta aventura?

Llegué a Holanda en el 2000 y mi hermano lo hizo en 1998 cuando él tenía catorce años. Yo soy dos años más joven que él y vine con mis hermanas y mi madre después de que él lo hiciera primero. Él estudió diseño en la Academia de Diseño de Eindhoven y yo estudié Marketing y Relaciones Púbicas. Su prototipo de Mine Kafon, la bola que se hizo

¿Quieres seguir leyendo?
Suscríbete
gratis el primer mes
¿Ya eres socio?
Inicia sesión
Gaceta Holandesa existe gracias a sus suscriptores. Apoya el periodismo independiente e infórmate a fondo sobre Holanda.
¿Quieres conocernos? Pincha aquí

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *