Entrevista a Lars Boering, director del World Press Photo

“Aunque hoy todos podemos hacer una buena foto, sólo unos pocos siguen siendo capaces de hacer una excepcional”

Fundado en 1955, el premio más prestigioso de fotoperiodismo nació en Holanda como una apuesta del sindicato de fotoperiodistas de internacionalizar su galardón a la mejor fotografía del año. El premio recayó en un fotógrafo danés y su instantánea de la caída de un motorista en plena carrera se convirtió en la primera de una larga lista de imágenes para la historia. Más de sesenta años después, el certamen sigue marcando los parámetros del buen fotoperiodismo pero en un entorno bien distinto, en el que el periodismo visual se democratiza y su manipulación está a la orden del día. Una semana después de anunciar el ganador de este año, su director, Lars Boering, explica a Gaceta Holandesa los nuevos retos a los que se enfrenta hoy el World Press Photo.

¿Cuáles han sido las claves que han convertido este premio de origen holandés en un referente mundial?
Creo que los holandeses somos buenos en trabajar de forma constante en una idea hasta convertirla en algo grande. El World Press Photo sólo se ha interrumpido en un par de ocasiones, para el resto de los años siempre se lograba financiación. Además, la libertad de información es algo que está muy metido en la sociedad holandesa y eso nos ha permitido mantenernos totalmente independientes, recibiendo fondos de organismos que respetaban esa regla.

¿Quieres seguir leyendo?
Suscríbete
gratis el primer mes
¿Ya eres socio?
Inicia sesión
Gaceta Holandesa existe gracias a sus suscriptores. Apoya el periodismo independiente e infórmate a fondo sobre Holanda.
¿Quieres conocernos? Pincha aquí

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *