Comerse Holanda Recetario

Friese dumkes, las galletas frisias de avellana

Originarias del norte de Holanda, de la provincia de Frisia, estas galletas de avellana especiadas y condimentadas con semillas de anís como ingrediente estrella, son muy fáciles de preparar.

Además de los ingredientes tradicionales de este dulce típico de la época invernal, hemos añadido mantequilla de avellanas para conseguir una textura más esponjosa.

Te recomendamos que no tritures mucho las avellanas, para que queden en trozos grandes porque así te las vas encontrando a cada bocado.

Puedes variar las cantidades de especias, según tus gustos, siempre y cuando respetes la relación con el resto de ingredientes.

Aunque puedes prepararlas en la forma que más te guste, nosotros hemos optado por galletas redonditas y medianas. Estas galletas se preparaban con la forma del pulgar, de ahí su nombre, que literalmente se traduce como “pulgares de Frisia”.

Ideales para tomar con un buen café o té, o acompañar las sobremesas de esta Navidad.

¿Te animas a descubrir el sabor del norte de Holanda?


Ingredientes

Para unas 15 galletas (si las preparas siguiendo el formato tradicional te saldrán alrededor de 25)

50 gr. de avellanas, picadas gruesas
150 gr. de azúcar moreno

1 cucharada de semillas de anís

1 cucharadita de canela en polvo
1 cucharadita de jengibre en polvo

1 huevo

100 gr. de mantequilla

50 gr. de mantequilla de avellanas (opcional. Si no la utilizas incrementa 50 gr de mantequilla)

200 gr. de harina

Instrucciones:

Pica en trozos grandes las avellanas.

Combina las avellanas con las semillas de anís, canela y jengibre en un bol mediano. Añade el azúcar y mezcla bien.

Agrega las mantequilla, ambas a temperatura ambiente, y amasa con las manos hasta conseguir una mezcla arenosa.

Vierte el huevo batido y combina bien los ingredientes.

Poco a poco añade la harina y amasa hasta conseguir una pasta homogénea.

Da forma a las galletas y decora con una avellana, si te apetece.

Hornea a 180º durante 25 minutos más o menos, o hasta que las galletas empiecen a estar doradas. Intenta no pasarte con el tiempo de cocción para que queden blanditas por dentro.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *