Flexible y temporal, así es la nueva conciliación laboral

Con una tasa de paro de las más bajas de Europa (8,7%) y un salario mínimo de 1.537 euros al mes, Holanda encabeza la lista de los países más atractivos para trabajar del continente. La economía holandesa crece por segundo año consecutivo y su productividad no parece verse afectada por las jornadas reducidas de la mayor parte de su población activa. Pero mientras fuera de sus fronteras parece un modelo a seguir, para los holandeses la situación ha ido empeorando poco a poco. Menos contratos fijos que antes de la crisis y jornadas parciales que apenas cubren los gastos mensuales de una familia enfrentan a los padres trabajadores y a los jóvenes profesionales a una realidad desconocida: la de hacer números para llegar a fin de mes.

Holanda es el país de la OCDE con el porcentaje más alto de mujeres que trabajan a tiempo parcial. También es el país donde esta diferencia entre el hombre y la mujer es mayor. Siete de cada diez mujeres trabajan menos de 35 horas semanales, lo que en Holanda supone tener entre uno y dos días libres a la semana, ya que las jornadas laborales suelen ser de siete horas. Trabajar tres días y dedicarle dos a la familia parece, sin duda, la combinación perfecta. Así lo sería si la cultura de la jornada parcial no estuviera tan extendida como para provocar el efecto

¿Quieres seguir leyendo?
Suscríbete
gratis el primer mes
¿Ya eres socio?
Inicia sesión
Gaceta Holandesa existe gracias a sus suscriptores. Apoya el periodismo independiente e infórmate a fondo sobre Holanda.
¿Quieres conocernos? Pincha aquí

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *