Holanda, el país de la “buena” comida

Tras el inevitable atracón navideño y los festejos del fin de año, me ha venido a la mente la noticia aparecida hace un par de meses, en la que se calificaba a Holanda como el mejor país del mundo para comer. Confieso que mi primera reacción cuando vi semejante titular fue pensar que el autor nunca había puesto sus pies por estas tierras… Porque aunque la oferta alimenticia ha mejorado mucho en las últimas décadas, Holanda no es un país de gourmets, ni su gastronomía es particularmente innovadora. Y pese a los esfuerzos loables de un puñado de chefs, la realidad es que en este país, el bocadillo de queso sigue siendo el rey.

De la oficina a la biblioteca pública, pasando por el tren, o el evento social más convencional, el pan de molde, en sus diversas tonalidades y texturas, triunfa -acompañado de quesos o embutidos- como la manera más práctica y económica de saciar el hambre. Holanda cuenta también con una gama más industrializada de comida rápida, a base de patatas fritas bañadas en un arco iris de salsas, o productos cárnicos de contenido difícilmente identificable, que se exponen a través de un muro de vidrio que permite acceder al producto deseado, a cualquier hora, y sin necesidad de interacción humana. Y salvo contadas excepciones, sigue resultando difícil encontrar restaurantes que ofrezcan una comida decente a mediodía. Sin embargo, hay que reconocer, que al margen de la omnipresente cultura del boterham (bocadillo), sí se ha ampliado la oferta y variedad de productos en los supermercados, lo que en esta era Masterchef permite que los más intrépidos puedan emular a su cocinero favorito sin problemas. Las cartas de los restaurantes también han mejorado, aunque la media siga siendo poco inspiradora.

Uno de los restaurantes en La Haya, la ciudad donde, según el estudio de Oxfam, se encuentra la mejor oferta de alimentación a buen precio. Foto: Pixabay

¿A qué se refería entonces el artículo mencionado anteriormente?

Holanda sigue encabezando la lista de mejores países para comer en el 2017 según un índice creado por la ONG Oxfam que analiza parámetros muy diferentes a los de las guías de restaurantes al uso. Es más, no tiene nada que ver. Este ranking evalúa a 125 países en base a la accesibilidad a alimentos nutritivos y de calidad a un precio asequible, así como la salud de la población que los consume. Con el mismo, Oxfam aspira a concienciar sobre la necesidad de crear un sistema global de alimentación más justo y sostenible para todo el mundo y alertar sobre los problemas asociados con una mala administración de los recursos.

Precisamente desde este ángulo más relacionado con la funcionalidad nutritiva de los alimentos que con el paladar, es donde Holanda claramente destaca por encima de Francia e incluso Suiza.

Además de producir alimentos de manera eficiente tanto para consumo propio como para la exportación, los holandeses tienen una larga tradición en el cultivo de la agricultura ecológica. Y son pioneros también en el campo del desarrollo de productos alternativos a la carne, que podrían contribuir significativamente a la sostenibilidad del planeta si se llegaran a  comercializar a gran escala. Pero estas iniciativas no se dan sólo en los centros de investigación, también los emprendedores ponen su granito de arena: Kromkommer por ejemplo es una pequeña empresa que se dedica a la elaboración de sopas a base de verduras descartadas por sus productores, pero que siguen siendo frescas y perfectamente utilizables para el consumo.

Por mi parte, trataré de desintoxicarme del consumismo navideño y sumarme a estas buenas iniciativas aprendiendo a mesurar mejor mis compras en el 2018. En mi familia aún se están riendo de M y de mí, que aparecimos con cinco kilos de cordero para la cena de Nochebuena en la que, aunque éramos unos cuantos, había una vegetariana, varios niños y cinco platos diversos que precedían al cordero. Y no compramos una paletilla más, porque el carnicero no nos dejó…

Patricia Narváez es asesora jurídica, escritora y colaboradora de Gaceta Holandesa

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *