Barack, Bush y el Señor Ministro

Los holandeses, grandes viajeros comerciales, dejaron también su huella en Estados Unidos. La gran manzana fue Nueva Ámsterdam antes de pasar a manos inglesas y recibir el nombre de Nueva York, y todavía algunos de sus barrios hacen referencia a pueblos y ciudades holandesas como Haarlem o Breukelen, que se convirtió en Brooklyn al cruzar el charco. Menos conocida es la relación entre la tradicional política de asilo de los Países Bajos y los principios de la democracia estadounidense. En los últimos meses, sin embargo, la imagen de nación tolerante que los Países Bajos proyectan desde hace siglos, se ha visto seriamente comprometida.

En 1620, un primer grupo de refugiados ingleses salió de la ciudad holandesa de Leiden con destino a la costa este norteamericana. Esta localidad, que los había recibido en1609, destacaba por su legendaria resistencia al asedio de las tropas españolas y su espíritu de acogida: un tercio de sus habitantes eran refugiados. Los años pasados en Leiden tuvieron una clara influencia en los puritanos ingleses. La separación entre religión y estado, con instituciones como el matrimonio civil, son elementos de los que se beneficiaron durante su estancia holandesa y que posteriormente incorporarían a las normas de la comunidad que fundaron en Norteamérica y que se consideran

¿Quieres seguir leyendo?
Suscríbete
gratis el primer mes
¿Ya eres socio?
Inicia sesión
Gaceta Holandesa existe gracias a sus suscriptores. Apoya el periodismo independiente e infórmate a fondo sobre Holanda.
¿Quieres conocernos? Pincha aquí

Patricia Narváez es asesora jurídica, escritora y colaboradora de Gaceta Holandesa

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *