Historia Holanda sobre Plano

Holanda, el país de los palacios sin coronas

Muy pocos saben, quizás confundidos por las típicas postales de austeras ciudades de ladrillo,  que Holanda esconde un territorio sembrado de ostentosos palacios y castillos rodeados de  jardines pulcramente diseñados que se continúan en paisajes de lagos, bosques o dunas, y que, además, representan parte del patrimonio arquitectónico y natural más importantes del país. Son los llamados “buitenplaatsen”, casas de verano construidas por la burguesía del siglo XVII o siglo de Oro holandés. Esta nueva clase social surgida del comercio y de la importación de productos, principalmente de Oriente y de las colonias, fue desplazando a la nobleza y, como ellos, construyeron estos palacios como muestra de su poderío.

Casa de verano a las afueras

Junto a la nobleza, que ya era propietaria de tierras donde construyeron sus castillos, el florecimiento económico del siglo XVII hizo surgir una nueva clase social que pronto tomó su lugar y puso su sello en el territorio. Así, contra el espejo de unas ciudades atiborradas de personas viviendo en condiciones extremas de hacinamiento y falta de higiene, un verdadero tablero de enormes riquezas, ostentación y lujo se apoderaba de las mejores tierras a las

¿Quieres seguir leyendo?
Suscríbete
gratis el primer mes
¿Ya eres socio?
Inicia sesión
Gaceta Holandesa existe gracias a sus suscriptores. Apoya el periodismo independiente e infórmate a fondo sobre Holanda.
¿Quieres conocernos? Pincha aquí

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *