Historia Holanda sobre Plano

Cuando lo grande se hace pequeño

Holanda se ve muchas veces como un país en miniatura, por su tamaño, por el de sus ciudades y sus casas y, como no, porque entre muchas de las visistas turísticas a este país se encuentra Madurodam, en La Haya. Un museo al aire libre donde se representa una ciudad en miniatura, formada por los lugares más conocidos de las ciudades de este país, rodeada del paisaje holandés, donde se puede jugar con trenes, aviones, fábricas y molinos de viento. Una delicia para niños y grandes, como bien podría decir el folleto.

Pero este afán por la miniatura comenzó hace mucho tiempo, cuando lo que se reproducía eran las casas y sus interiores. Estamos hablando de lo que hoy conocemos como casas de muñecas. ¿Cuántas veces no hemos jugado con una de ellas?¿cuántas veces no hemos construido una con pequeñas piezas de plástico?¿Os acordáis de ellas, de cómo las usabais o construíais, de lo que representaban? Todas ellas han sido el reflejo de lo que para nosotros era una casa: la real, la soñada, la fantástica… casas para piratas, reyes y princesas, para los muñecos que representaban la familia, garajes para coches que tenía vida propia o castillos que eran atacados por los malos. Casas solas o formando parte de una ciudad. Cada una con sus espacios interiores y exteriores, con sus propias historias y

¿Quieres seguir leyendo?
Suscríbete
gratis el primer mes
¿Ya eres socio?
Inicia sesión
Gaceta Holandesa existe gracias a sus suscriptores. Apoya el periodismo independiente e infórmate a fondo sobre Holanda.
¿Quieres conocernos? Pincha aquí

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *