Entrevista al científico y premio Nobel de Química, Ben Feringa

"En ciencia, el signo de interrogación es más importante que el de exclamación"

Muchos recordarán la última edición de los premios Nobel por la polémica en torno al cantante Bob Dylan. Pero en aquella ceremonia del pasado diciembre en Estocolmo, el que sí estaba sentado esperando recibir su galardón era el químico holandés Ben Feringa, catedrático de la universidad de Groningen. Su estudio de las máquinas moleculares y el desarrollo del primer nanocar le han valido el máximo reconocimiento, algo que él atribuye a décadas de trabajo constante y a una firme determinación por convertirse en científico. El segundo de diez hermanos, creció en una granja en la provincia de Drenthe y ha desarrollado toda su carrera profesional en el norte de Holanda. Hasta la fecha, veinte holandeses han recibido el Nobel, cuatro de ellos de Química, una excelencia que puede guardar relación con la opinión de Feringa de que las universidades holandesas saben cuidar a sus jóvenes talentos.

​Según usted, la “mejor manera de predecir el futuro es inventarlo”. Esta declaración parece proceder más de un ingeniero que de un científico…
Somos químicos que nos dedicamos a diseñar y crear nuevas moléculas que antes no existían así que desde ese punto de vista sí que se podría llamar ingeniería molecular porque además la esencia de la química se basa en el

¿Quieres seguir leyendo?
Suscríbete
gratis el primer mes
¿Ya eres socio?
Inicia sesión
Gaceta Holandesa existe gracias a sus suscriptores. Apoya el periodismo independiente e infórmate a fondo sobre Holanda.
¿Quieres conocernos? Pincha aquí

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *