Ámsterdam y el encanto de sus cafés bruin

Amsterdam está considerada una de las ciudades más turísticas de Europa. El encanto de esta ciudad parece indiscutible no solo a los ojos del viajero, sino a la del lugareño, que contempla ensimismado la belleza diaria que le rodea.

Cada estación guarda su encanto aquí y el caminar por sus callejuelas entre canales, adornados por fachadas de casas típicamente holandesas, es motivo de visita en cualquier época del año. Para rematar el paseo nada como una parada en un lugar típico y recrearse con un plan siempre apetecible: disfrutar de sus bruin cafés, –la mayoría datan de 1600- donde además de empaparse del estilo de vida típico de la ciudad, se convierten en la ocasión ideal para conocer la cultura local, ya que son una experiencia típicamente Amsterdammer.

Cuenta la leyenda que estos cafés marrones son llamados así por el color que envuelve la atmósfera, donde la madera se confunde con lo que se dice que era el tono del humo de los cigarros acumulado de años

¿Quieres seguir leyendo?
Suscríbete
gratis el primer mes
¿Ya eres socio?
Inicia sesión
Gaceta Holandesa existe gracias a sus suscriptores. Apoya el periodismo independiente e infórmate a fondo sobre Holanda.
¿Quieres conocernos? Pincha aquí

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *