Alóctonos de Holanda: la cuestión de ser o no ser

Desde que en 1971 una socióloga holandesa rescatara el término del lenguaje científico y lo utilizara para determinar a la población holandesa de origen extranjero, la palabra alóctono ha servido para categorizar tanto a los foráneos como a los nacidos en Holanda pero de padre o madre de fuera, ya sea procedente de un país occidental o no. El uso de este término en los medios y en las fuentes oficiales, como la Oficina Nacional de Estadística (CBS), lleva años suscitando polémica. Para unos, su uso favorece la discriminación y la segregación de ciudadanos holandeses de pleno derecho. Para otros, la necesidad de tener una definición así responde a la importancia creciente de saber quién vive en Holanda, de tener una información detallada de su origen para implementar medidas de integración de forma eficaz. Mientras el gobierno aboga por suprimirla del diccionario, en la calle se oye más que nunca.

Al introducir la palabra allochtoon en el motor de búsqueda de la página web del gobierno holandés, junto a los resultados que aparecen sobre las apelaciones para inutilizarla se cuela el desglose del funcionariado bajo el título: “La diversidad del personal de la Administración” que emplea “tanto a mujeres como a hombres, a jóvenes y

¿Quieres seguir leyendo?
Suscríbete
gratis el primer mes
¿Ya eres socio?
Inicia sesión
Gaceta Holandesa existe gracias a sus suscriptores. Apoya el periodismo independiente e infórmate a fondo sobre Holanda.
¿Quieres conocernos? Pincha aquí

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *